25 de agosto de 2011

El día 19 de agosto, a las 13:30 hrs. fui a la primera de 8 clases que compré.
Luego de alrededor de 20 min. decidí retirarme. Al intentar salir del centro me percaté que la puerta estaba con llave, por lo que me devolví a la sala donde se estaban dictando las clases y solicité a la profesora, Paola Bahamondes Lorca, que me abriera la puerta, quien MUY VIOLENTAMENTE se negó. Le pedí que entonces me indicara donde estaba la salida de emergencia, pero ella demostrando un nivel de violencia, falta de criterio y respeto muy alto, señaló que tampoco podía salir por ahí y que debía esperar para salir con todos los alumnos, lo que sería en más de una hora. Yo insistí en que necesitaba salir del centro en ese momento, que no me podía dejar encerrada y que llamaría a carabineros para pedir ayuda, pero ella se rehusó y me echó bruscamente de la sala.
Luego de llamar a carabineros, continué ENCERRADA EN EL SUBTERRANEO EN CONTRA DE MI VOLUNTAD POR MÁS DE MEDIA HORA, hasta que llegó una persona desde el exterior con llaves y abrió la puerta. Carabineros llegó algo después al lugar, tomaron mis datos y realicé la denuncia 9772 que se encuentra en proceso, derivada a la fiscalía centro norte de Santiago.
Marcela Urbina
marcela.urbina@gmail.com

{ 7 comentarios. ... read them below or Comment }

  1. Lo expuesto por Marcela evidencia un nivel de incultura, falta de criterio y egoísmo superlativo.

    Falta de criterio:
    Cerrar la puerta va en directo beneficio de los propios alumnos, para la correcta realización de la clase y para resguardar las pertenencias de todos los que están dentro de la sala.

    Incultura:
    “Solicité a la profesora que me abriera la puerta”.
    Eso significa que ella interrumpió la clase, pasando a llevar a todos los que estaban concentrados en la práctica.

    Egoísmo:
    “Yo insistí en que necesitaba salir del centro en ese momento”
    Su “necesidad” estaba basada en el capricho, ella sabía cuanto duraba la clase y entró voluntariamente a la sala, sabiendo las reglas. Su egoísmo transformó un capricho en una “necesidad”.

    ResponderEliminar
  2. Ignacio:

    NADIE tiene derecho a dejar encerrado a otro, aunque esté en una clase de yoga.

    ADEMAS va CONTRA LA LEY puesto que en caso de incendio o emergencia es ILEGAL que no haya una salida abierta y señalizada.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con ignacio... hay manera y maneras de hacer las cosas. Si bien, es logico que nadie puede tener a nadie encerrado, ella sabia que la clase duraba una hora, ella suponia que ese tiempo estaria alli... podria haber salido de la sala, y esperar afuera a que alguien abriera. Por que interrumpir la clase? nadie la obliga a realizar la clase completa... No digo que el actuar de la institucion fue correcto, pero para que nos den respeto tambien demos respeto.

    ResponderEliminar
  4. La falta de cultura va en la profesora, pues así como debe velar por sus alumnos que estaban en la práctica de yoga predeterminada, no sabemos exactamente los motivos por los cuales la afectada necesitaba salir, las urgencias existen, las plasticidad de las ideas es tan importante como la corporal. Las puertas no deben quedar jamás cerradas bajo llave.

    ResponderEliminar
  5. Absolutamente de acuerdo con Ignacio, en estilo y fondo...

    Las reglas de ese centro están clarísimas en la web y en sus instalaciones... Al comprar se aceptan libremente...

    Si esta persona tenía una urgencia vital, en vez de llamar a Carabineros lo habría hecho al 131 (SAMU).

    Ojalá esta "caprichosa" no viaje en metro... ¿qué pasa si quiere salir en medio de 2 estaciones?

    Ah, y en fantasilandia ¿Le van a detener la montaña rusa porque ya no quieres estar ahí?

    Madure mija !!!

    ResponderEliminar
  6. Si uno va a un lugar debe leer las reglas y respetarlas, o sea si uno paga un servicio es porque se informó correctamente y decidió que estaba a favor de invertir en ello. Si bien según lo que dice Marcela la instructora fue violenta, entonces ella debió haber sido más amable al decirle que si quiere salir, debe esperar a que se terminen las clases, porque el resto de los compañeros sí respetan las reglas de lo que se involucraron y obvio: es yoga, algo mental que no debe ser interrumpido. Yo si hubiese estado presenciando todo el show que me imagino que sucedió, hubiese estado terriblemente molesta porque me hubiese distraído, hecho perder tiempo y rabia la poca paciencia de esta mujer por salir. Y otra cosa, durar 20 minutos es una porfía tremenda, uno sabe a qué es lo que se enfrenta, en mi primera clase de Bikram me preparé casi psicológicamente para poder entrar a la sala la cual sí es pesada por el calor, pero no porque me sintiera mal iba a arruinar todo el ambiente creado para la concentración por lo que queda: aguantarse. Por lo que creo que es una falta de respeto esta situación, haber llamado a los carabineros por mimada, arruinando el prestigio de un centro de yoga que simplemente hacía regir las reglas como en todos los centros de Bikram Yoga de todo el mundo.

    ResponderEliminar

Comentarios Recientes

Lo más reclamado

Links de utilidad

- Copyright © Chile Reclamos -